lunes, julio 14, 2008

Cine y Literatura, un matrimonio ¿razonablemente avenido?

La literatura y el cine tienen un vínculo afectivo importantísimo, aunque entre ambos exista una diferencia de edad notable. Cada vez más, nos vemos sumergidos en el fenómeno "imagen", que arrastra consigo todo el bagaje que le ha proporcionado la cultura anterior. Antes de que una idea o sentimiento pudiera traducirse en imágenes fílmicas el hombre ejercitó ampliamente su imaginación a través de todas las artes. Arquitectura, pintura, escultura, música y, sobre todo, literatura iban a realizar descubrimientos de enorme utilidad para la expresión cinematográfica, aunque supusieran en muchas ocasiones motivo de estorbo y encarcelamiento para élla.

El cine, pues, tiene una deuda permanente con la literatura ya que acude a sus fuentes para adaptar a su medio novelas, narraciones y obras teatrales. Claro que de una obra literaria bella no siempre se sigue una versión cinematográfica convincente, y los fracasos padecidos en muchas adaptaciones fílmicas inducen a pensar que resulta más fácil hacer buen cine partiendo de una buena idea, que a partir de una narración literaria o una composición escénica. Aunque tampoco hemos de caer en el extremo contrario y afirmar el supuesto postulado de que el contenido determina la expresión de manera definitiva e invariable, pues de toda novela no sale siempre una mala pelícu­la; hay auténticos éxitos de adaptación. Incluso de auténticos ladrillos literarios se ha conseguido elaborar una aceptable película.

El cine ha hecho populares unos textos y los ha llevado a un mayor número de personas. Hoy en día el hábito de leer no está muy extendido y el tiempo es un bien escaso, por lo que una película nos facilita en un plazo aproximado de dos horas engullir una historia que nos duraría leer dos semanas, siempre según la rapidez de lectura y el tiempo libre de cada cual. Una entrada de cine viene a costar alrededor de cuatro ó cinco euros y es poco común el libro que baje de los diez. Cuestión de economía; menos tiempo, menos dinero.

Y, respecto a la penuria del hábito de lectura, me viene a la memoria aquel chico que tan apenas leía un libro y quiso impresionar a una chica que sí devoraba libros y, además, le gustaba comentarlos con sus amistades. Pues bien, en un intento desesperado por hacerse agradable a sus ojos y con un esfuerzo considerable que casi le cuesta una enfermedad, se metió entre pecho y espalda "Ana Kareni­na" con el fin de barnizarse un poquito de cultura y poder deslumbrarla comentándolo con ella. Cuando alguien le comentó que sobre el drama de Tolstoi se habían hecho tres adaptaciones cinematográficas (una interpretada por Greta Garbo y otra por Vivian Leigh) no pudo por menos que exclamar: "¡Si llego a saber que estaba la película...!"

Pero es muy diferente la sensación y el sentimiento que nos producen una novela y su adaptación fílmica. En la novela se cede un amplio margen a la imaginación del lector. Cuando de niños leíamos una novela de Salgari nos creábamos la forma de los barcos, el contorno de las islas, el color del horizonte. La novela nos describe situaciones, circunstancias, paisajes y personajes; nos define caracteres mientras que el cine nos los presenta existentes. Al leer, nosotros imaginamos, ponemos rostro al personaje, pintamos colores al paisaje; el cine nos lo da todo hecho, ofrece el rostro, nos enseña el paisaje y, después de haber visto la película, el rostro de John Silver que habíamos forjado en nuestra mente mientras leíamos "La isla del tesoro" se habrá transformado, para siempre, en el de Wallace Beery; nada nos apeará de esa materialización, aunque intuyamos que aquel rostro pudiera tener otras facciones. Yo sé que para B., el Tom Booker de la novela de Nick Evans "The horse whisperer" será Robert Redford por los siglos de los siglos.

Así es el mundo mágico del cine, nos diseña una reali­dad que vemos con los ojos y que antes habíamos imaginado en nuestra mente leyendo una novela. Se produce entre ambos, cine y literatura, ese matrimonio razonablemente avenido en el que ambos contendientes tienen que recurrir al mutuo respeto para convivir sin enfrentamientos, aceptando el hecho de que cada obra es buena o se hace grande por sí misma, y que en el momento que es altera­da se convierte en otra, ni mejor, ni peor sino diferente.

¿Hay, amable lector que llegaste de visita, alguna adaptación literaria llevada el cine que te haya gustado especialmente? El abajo firmante, como es un raro, se siente atraído por la versión de "El tercer hombre", de Graham Greene, dirigida por Carol Reed en 1949.

14 comentarios:

Silvia dijo...

EL tercer hombre me gusta.
Como adaptaciones me gustan Cyrano de Bergerac de Jean Paul Rappenau basada en la obra de Rostand; Lo que queda del día de James Ivory adaptación de la novela Los restos del día de Kazuo Ishiguro;El halcón maltés (1941) de John Huston adaptación de la novela del mismo nombre de Dashiell Hammet y a pesar de lo que digan los puristas, la trilogía de El señor de los anillos de Peter Jackson. Y seguro que me dejo por ahí alguna.
De todas formas, algunos escritores han tenido de amante al cine, pues Hammet, Chandler o Bradbury, entre otros, han escrito guiones para el cine.
Me encanta el cine, pero un buen libro...Díficil elección, la verdad.
Un beso

Perséfone dijo...

Pues si te soy sincera, todas las adaptaciones que he visto habinedo leído previamente el libro me han decepcionado.

Y es que un libro le lleva a una dejar volar la imaginación poniéndole caras propias a los personajes, gestos y hasta voces. Digamos que es el propio lector quien elabora su guión a partir deunas cuantas letras y hasta se pone en el mismo papel del protagonista.

Supongo que verlo en la pantalla rompe mis esquemas y termina decepcionandome.

Así he llegado a tomar una determinación: Si leo el libro no veo la película (para no decepcionarme) y si veo la película no veo el libro (para no coartar mi libertad de imaginación por la inclfuencia del film).

Un poquito rara si soy, pero no lo puedo evitar.

lola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Gata Coqueta dijo...

En casa somos cinefalos hasta la saciedad, pero ojo como tu ien dices para pasar un ratito y cambiar de aires un momento.

Pero pasa una cosa también somos de mucha lectura tanto es así que una de las hijas a escrito una novela.

Por lo tanto yo quiero una buena obra escrita te hace pensar paso a paso cada movimiento preparado de antemano por el escritor... una gozada.

Las cenizas de angela e leer el libro a ver la pelicula no tiene color, dijo esa porque es la primera que me vino a la mente y yo juego mucho con eso no me gustan las cosas rebuscadas.

Gracias por su estimable visita a mi casa (blog) su casa a partir de ahora.
Reciba un cordial saludo.
P.D. Esto mismo en el cine seria frio y acá es un poco más emocionante.

Lúcida dijo...

Ninguna adaptación al cine me ha gustado hasta ahora, la verdad. Quizá crónica de una muerte anunciada es una de las que recuerdo que me gustó bastante la película.

Besos

REX :) dijo...

Hola, me llamó la atención la foto que tienes del arte Huichol porque yo soy de México, y el saber que publiquen parte de nuestra cultura en blogs que nos son de nuestro país es muy grato. Un conocido escribe en un blog y le gustan también las películas como a ti. Espero y algún día puedas pasar a visitarlo. El blog es "lafincadelcuervo.blogspot.com"
Saludos

Turulato dijo...

¡Espléndido!. No sobra ni falta una coma.

Anónimo dijo...

A mí me gustó mucho Moby Dick y es que el mar por mucho que lo imagines es mejor verlo,la interpretación de G. Peck también me pareció magnífica.
Pero en general también me desilusionan las versiones cinematográficas cuando las puedo c
omparar con el original.
Currinche.

Kalia dijo...

En el cine la imagen es lo que manda. Pero como es una imagen que se mueve y además tiene normalmente música y efectos sonoros, a veces nos creemos que estamos viendo "cosas de verdad". Salvo excepciones, todo parece explícito; ya no suele haber sitio para nuestra imaginación. Habitualmente somos mucho más pasivos viendo una película que leyendo un libro. Por eso suelen defraudarnos las que están basadas en libros que nos han gustado. Hay excepciones, claro. Ahora me viene a la memoria una de las últimas películas de Roman Polanski basada en la novela de Dickens "Oliver Twist".

Armida Leticia dijo...

Pues a mi me han gustado: Cyrano de Bergerac de Edmund Rostand, con Gerard Depardieu, La comunidad del anillo de Tolkien, Harry Potter de J.K. Rowling, Rescate en el tiempo de Michael Crichton,Daisy Miller de Henry James, Cumbres borrascosas de Emily Bronte con Juliete Binoch y otras que en este momento no recuerdo...

Saludos desde México.

lola dijo...

Hola Oshidori, vuelvo a intentar dejarte un comentario, desde luego no hay como leer un libro, pero debo declararme como una cinéfila frecuente, me encanta el cine, tanto para pasar un buen momento como para enriquecer el acervo cultural de mi persona.
Existen libros que otras personas ya mencionaron,como Cyrano de Bergerac, El señor de los anillos, soy fan de Harry Potter, obras de Shakespeare, Jane Eyre las distintas versiones, La Tregua de Benedetti, Las mil y una Noches en las distintas versiones, etc, etc.
¡Ah! Me encantó Yo robot de Asimov y una que quedó grabnada en mi memoria fué la de Estado de Sitio, basada en un libro sobre los Tupamaros.

Perdón por extenderme.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Memorias de Africa ,era para mi gusto mejor que el libro ,tenía algunas escenas imborrables.
Sigo recordando como ves..
Curri

María dijo...

Hay películas de cine en blanco y negro o en color, que quedan para la historia, por ser extraordinaria, y a mí en estos momentos se me vienen a la mente: "Rebeca", "Lo que el viento se llevó". También hay libros que quedan en la historia como "El principito", "Ana Karenina", y en estos momentos no me acuerdo de más, pero hay muchos más.

Yo creo que no debemos perder el hábito de leer, es más, a mi hija, que es una niña, la estoy inculcando el hábito de leer desde hace tiempo, y cada día lee varias páginas de un libro, incluso, hace poco, se leyó "El principito" por ser un libro de todos los tiempos.

Me parece muy bueno este post de hoy, y te doy las gracias por compartirlo.

Un beso.

María dijo...

Vuelvo a tu blog, para darte las gracias por esos maravillosos comentarios que me has dejado en mi blog, los dos, me parecen preciosos, gracias por esos dos regalos.