lunes, marzo 19, 2007

El tacto del espacio

Abres un río, una palabra cuyo roce pone sentido al tiempo y al espacio anfibios de la escritura. Viene en sus aguas, como el eco esperado, el rumor de la voz que acaricia y descompone la playa y su arena estremecida.
Quiero sentir mi cuerpo habitado por la sombra de tus manos en la magia envolvente de una eterna caricia.
Quiero tocar la distancia del espacio que nos separa.

6 comentarios:

Juana Banana dijo...

ksfuhin ofom

aksdou hnvjsocniufh

ajfoufomcao



* en mi espacio sideral hay algo pa mi amigo.

pd: no me asusté, tío! joder!

ahhhh!!! ya la has tocado.

Thalatta dijo...

No quieras tocar la distancia, recórrela...

Catira dijo...

Que esas sombras te acaricien y te acompañen en la llegada del amanecer.
Lindas tus letras.
Besos

Cu dijo...

Yo quiero escribir como tu!

Besos, pirata!

kosmonauta dijo...

Me ha gustado mucho tu forma poética de hablar del cuerpo del espacio, y de cómo el deseo del amante quiere fundir los cuerpos con su sombra, que no exista esa distancia que sólo separa. Bello.

Besitos

Turulato dijo...

Tocar la distancia.. ¡Sí hubiese podido!