jueves, junio 21, 2007

La pupila de la luna

En el perfil del ojo de la noche se dibuja un personaje desdibujado. ¿Qué hacer con él? Se me ha escapado de un escrito mientras yo miraba la televisión y me comía parsimoniosamente una galleta de chocolate. Me gusta comerme el chocolate con avidez y urgencia, pero aquella galleta parecía que la comiese a cámara lenta. Dejo de mirar a Grissom y veo a mi personaje mirándome a mi. ¿O quizá la galleta a medio comer? Nos estudiábamos ambos con una mirada que tenía algo de furtiva. No me habló, pero yo le estaba escuchando cómo me decía en ese lenguaje de magos y profetas que le había abandonado, quizá olvidado. No había reproche, sólo tristeza. Se había contraído la pupila de la luna.

5 comentarios:

eloryn dijo...

Quizás un poquito de luz, vuelva a dilatar la pupila de la luna. Y enseñe al personaje su camino hasta su historia.
Un beso con sabor a chocolate

La interrogación dijo...

Yo también me como el chocolate ávida y urgentemente, todavía no se me ha presentado ninguna galleta que me pida que la coma con parsimonia.

Cobre dijo...

¿Qué hacer con él?, deja q se quede contigo mientras tu sigues comiendo galletas de chocolate o lo q te parezca. No creo q le hayas abandonado, ni él tampoco lo creerá, más bien suena a.. descanso.

Siempre q me dispongo a disfrutar de un cacho de chocolate me propongo lo mismo, comerlo con calma para q el gustazo dure más, pero nunca lo consigo!.
Ahora tengo un antojo espantoso y nada de chocolate en casa!. ¿Te quedan gallegas? ;)

Besazos, Chafarderillo!

Libra dijo...

Siempre es peor la tristeza
que el reproche...
Vuelve a dibujarlo.

Besos y sonrisas.
Libra

Thalatta dijo...

Ya se abrirá... ya... y no me extraña que te pase viendo a Grissom y comiendo chocolate, son dos actividades que hay que degustar solas.
Hasta los eclipses se pasan.
¡besos!