viernes, septiembre 28, 2007

Calidez

Estaba tan oscuro que perdí tu llegada ávida. Me rodeó tu tacto sonriente y fugitivo y, al poco, los cuerpos secuestraban el tiempo consumido en rápida invasión amorosa. Corría entre mis dedos la hierba salpicada. Y era real, aunque fuese un sueño.

4 comentarios:

Isabel dijo...

A veces ni cuenta nos damos de lo reales que pueden ser los sueños... y cuando de repente vemos que no despertamos y que son verdad, el sueño se acaba y se nos escapa de las manos.

MABANA dijo...

El "SOÑAR NO CUESTA NADA", pero que feliz nos hace en la espera de algo...en la realización del sueño...ahhh xq existen sueños que pueden volverse realidad...me cae que si!!

Ya que puede darse el caso que al despertar, te das cuenta que no fue solo un sueño...

un recontra beso

los cuentos de hofmman dijo...

por que soñar forma parte de la realidad , aquella de la que no somos dueños y sin embargo nos puede hacer mas felices que la realidad que si nos pertenece y tan poco dueños somos ,

Thalatta dijo...

¿no se hace la realidad de los sueños y éstos de realidad?