jueves, marzo 27, 2008

Borrador

La muchacha se sentó en un rincón mirando como tantas veces, todos los días, la reja de cristal que la circundaba. Imaginaba que todo lo vivido no era más que un borrador, algo que podría ser transformado en cualquier momento.
Sus ojos escrutaban el pasado imaginando la forma de mudarlo, convirtiéndolo en un pasado nuevo, una vida nueva ya vivida.
A través de la reja de cristal veía qué habría pasado si hubiese tomado una decisión diferente a la que tomó, si hubiese hecho el gesto que no hizo. Veía los borradores de su pasado.
Pensó vivir de nuevo lo que había vivido, ¿pero, como un borrador de su vida?
La reja de cristal estaba a punto de quebrarse.

10 comentarios:

MABANA dijo...

Cuantas veces hemos pensado, que las cosas que decidimos no trajeron lo que esperabamos y nos quedamos con la idea de "ojalá lo pudiese cambiar"...

Pero la vida es asi, un borrador que podemos modificar en un momento dado, pero....ya una vez escrito con tinta...imposible!!

Yo ahora no cambiaria mi borrador para nada!, lo sabes bien...

tatmf

Tha dijo...

La vida es un completo. Sin esos borradores, sin esos gestos guardados, con todo, hasta con los gestos también dados.
Ya se siente el aire nuevo que entra entre las grietas :)
Besooo

José Luis dijo...

�El terrible hubiera! a veces quisi�ramos que la vida fuera un borrador, para quitar, posponer, agregar, y un largo etc�tera.

Gracias por compartir tus textos, gracias por que no se quedaron en simples y llanos "borradores".

Buen post.

Buena salud a todos.

Armida Leticia dijo...

Hay una película con Gwyneth Paltrow, que se llama:
Si yo hubiera...Se las recomiendo, plantea de una manera entretenida, dos líneas de tiempo, dos realidades... Si ella no hubiera perdido unos segundos al tratar de abordar el metro...

Turulato dijo...

Me vas a descubrir.. Quería ser divertido y voy a aparecer como quien realmente soy..
La vida no admite gomas de borrar, que nos permitan quitar de nuestra memoria lo vivido y volver a escribir encima nuevas vivencias. No, no lo admite; ¡gracias a Dios!.
Porque si así fuese volveríamos a vivir del mismo modo, ya que nuestro comportamiento lo va pariendo nuestra manera de ser. Creo incluso que, aunque pudiésemos revivir lo vivido manteniendo la experiencia que tenemos, es posible que tomásemos alguna decisión distinta -¡de algo habría servirnos lo experimentado!- para a continuación volver a enmerdar las cosas, como consecuencia de nuestros miedos, prejuicios, complejos y carencias.
Así que no demos vueltas a lo imposible. Cojamos lo vivido, que es nuestro -¡nada más y nada menos que nuestra vida, la única que tenemos!- y metámoslo a fuerza bruta si es preciso en nuestra dura y cobarde mollera.
Y sigamos viviendo. Procurando vivir cada día más. Disfrutando, que para eso hemos nacido (si, que no estamos aquí porque Quien Sea quiere putearnos. Eso lo hacemos nosotros solos; unos contra otros).
Y no olvidemos lo que publicó César González Ruano en la 3ª de ABC muy pocos días antes de morir, sabiendo que se iba...
El hombre vive recordando lo que hizo y soñando lo que hará; el presente, no existe.. Ya pasó.

currinche dijo...

Sea lo que sea lo que has vivido
ya es 'pasado y no se gana nada
con los "si hubiera...,si no hubiera .." así que lo mejor es pensar en lo que nos queda por vivir y aprovechar al máximo nuestra experiencia para remediar lo que se pueda.

Luis Aifer dijo...

No hace muchos años yo era un muchacho que se enfrentaba a la vida con el afan de descubrir. Esa busqueda me hizo tomar decisiones de muchos tipos y en situaciones limite. Despues de aquel proceso hubo momentos en los que, o me arrepentia, o deseaba vivir aquello de nuevo. Con lo que me encontraba, o bien en un estado de culpa infernal, o bien de nostalgia profunda. Aquello no era vida. Cuando aprendi a aceptar lo realizado, y no sentirme culpable continuamente por un error, o en desear un pasado imposible de recuperar, empece de nuevo a vivir. No se cuanto tiempo me llevo aquello. Pudieron ser horas, dias, meses o años. O quiza fueron tan solo unos segundos. Porque, eso si, nunca he entendido esta manera humana de medir el tiempo.

Silvia dijo...

Si se pudiera borrar aspectos de nuestro pasado y ejerciéramos esa facultad, dejaríamos de ser nosotros mismos. La misma cara y el mismo cuerpo pero una persona completamente distinta.
Esos borradores hay que usarlos para coger ideas para una nueva historia y después, guardarlos en un cajón.
Un beso

jenny dijo...

Que tal! de nuevo visitando tu blog! en verdad el hubiera no existe, pero en mi caso no me arrepiento de lo pasado, porque sin él no tuviera futuro. Saludos.

Kalia dijo...

Cuando era niña alguien me contó un cuento. Nuestras vidas estaban escritas en un libro cerrado bajo siete llaves. Nada se podía hacer por modificar las palabras que estaban escritas con fuego en ese libro.

Pero no me creí ese cuento. Preferí pensar que si no podía cambiar las palabras sí podía modificar los renglones sobre los que ese libro estaba escrito.

La vida no es nunca un borrador, ni una jaula de cristal. Hay que mancharse para vivirla.