domingo, noviembre 16, 2008

Poéticas mentiras

Desoye tu corazón, actor, y prepárate. Vas a mentir. Tus mentiras guardan secretos sutiles de color y de forma, están manipuladas, metódicamente estudiadas. Lo has estado ensayando, recuerda, la práctica debe siempre preceder a la perfección. Las mentiras que de ti emanen vienen de otras mentiras creadas. ¿Qué interés tiene hablar de la dependienta de la panadería si no es para crear una mentira a su alrededor? ¿O del administrativo de la oficina si no es para inventarle una nueva vida absolutamente falsa?
La realidad de la vida nada tiene de mentira, sólo el artista, el creador, puede mentir de una manera irresponsablemente hermosa. La realidad es vulgar, la mentira es arte y placer. Como dijo Platón: "la poesía y la mentira son artes que no dejan de tener relaciones mutuas".
Recrea las mentiras, actor, que la Vida querrá entrar después en este círculo encantado.

11 comentarios:

MABANA dijo...

Tienes razón, como siempre, el mentir yo lo considero un arte, xq hasta para mentir hay que saberlo hacer....digo no?

El que miente tiene que saber que deberá continuar con su mentira, pero sobre todo no la deberá de olvidar, xq sino...uff

Hay tantos tipos de mentiras, que algunas seguramente todos hemos hecho...

besitos tamf

Vinagreta dijo...

Pues que bella es la mentira hecha poesía...

Interpretada de manera continua sin saber siquiera que es la propia vida...


Ja.


Saludotes. Hace tiempo no daba vuelta por estos lares.


Un abrazo.

Kalía dijo...

El artista miente siempre, pues transforma lo que tiene delante y lo re-crea, pasándolo por el prisma de su personalidad, de sus creencias, de sus sentimientos y de su época. Solo engañando, mintiendo, nos seduce y nos lleva por mundos más interesantes que los que tenemos muchas veces a nuestro alrededor.

Aunque, si pensamos un poco, el actor es, entre todos los artistas, entre todos los que se dedican a mentir, el que mejor lo hace, pues es el que mejor consigue imitar la vida. Y por eso los actores nos hacen llorar y reír con tanta facilidad. Nos creemos a pies juntillas lo que nos cuentan: sentimos como ellos nos hacen sentir, nos emocionamos como ellos quieren que nos emocionemos. Por eso, bien pudiera ser que el buen actor, a través de la mentira, nos llevara al camino de la verdad, nos condujera por los laberintos del sentimiento y las emociones a verdades inquebrantables, a esas que no cambian como consecuencia de modas o épocas, a las verdades que son consustanciales al ser humano.

Turulato dijo...

¡Cómo decías, cuantas puertas abre tu artículo!. Mentiras, verdades, certezas, sueños, deseos, realidad, .. Quien sabe..., quien sabe.
¿Quién actúa más?; ¿el actor durante la representación o yo, por ejemplo, cada día?. Por lo menos, él deja claro que está actuando..
¿Quién nos muestra un cachito de realidad?; ¿la obra interpretada o lo que cualquiera de nosotros vive ante los demás?. Porque ... ¿acaso muchas de nuestras cosas diarias no son en buena parte sueños y deseos, más que realidades?.
¿Y quién vive más, el que interpreta un personaje de ficción, que puede ser real, sabiéndolo o quien cree vivir una realidad que no va más allá de un deseo?.

¿Qué me lío?. Recordad muchos asuntos amorosos...

Perséfone dijo...

Ojalá todas las mentiras tuvieran el mismo arte y fueran igual de sanas...

Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...

La mentira creada la entiendo, cuando se esta actuando ante un publico como actor y en privado actua igual, pero ya tiene otro significado, puesto que se esta mintiendo asi mismo, porque llega un momento en el cual se lo cree.

Es todo un juego de palabras al igual que la poesía, la narrativa y en muchas cosas más.

Un abrazo y nos vemos.

Penélope dijo...

Bueno, siempre he pensado que el oficio del actor es el de saber mentir en cada interpretación, y hacerlo con la máxima sinceridad y honestidad posibles.
Y, curiosamente, no lo considero una paradoja...

Besicosssss.

Caboblanco dijo...

Al hilo del tema, solo me atrevo a comentar que la mentira te puede llevar muy lejos pero te impide dar la vuelta.

Saludos

La Gata Coqueta dijo...

Paso a saludarte y desearte una feliz semana con paz y armonía.

Te dejo mis huellas como recuerdo en el tiempo.

Un saludo y nos vemos.

Anónimo dijo...

Mi abuela proclamaba que ella nunca mentía ,y mi madre (su nuera )aseguraba que eso era la primera mentira.
En fín ,todos mentimos ,pero yo prefiero no tener que hacerlo,y lo hago lo menos posible,además no sé hacerlo bien y se me nota a la legua,por eso prefiero dejarlo para los actores,y todos sabemos lo díficil que es ser buen actor.
Bss.Mer.

lola dijo...

Mientras las mentirijillas sean blancas y piadosas, no hacen daño, y por otro lado, los actores tienen que mentir y finjir, ese es su arte y merece el aplauso del pùblico.

Saludos.