jueves, enero 29, 2009

Horas extras


El actor austriaco Franz Johan llegó a España en 1942 formando parte de la compañía de teatro Los Vieneses, que había fundado y dirigía Artur Kaps. La compañía estaba especializada en revistas y operetas, y contaba también con la marionetista Hertha Frankel, que se hizo muy famosa en la televisión española de los años 50 y 60 con su "perrita" Marilyn.
Dada la permanencia de éxitos de Los Vieneses en Barcelona, Franz Johan compró un hotelito cerca del Tibidabo.
Por exigencias de la profesión estuvo durante bastante tiempo fuera de Barcelona y fuera de España, y cuando volvió se creyó en el caso de hacer algunas obras de reparación y de embellecimiento en el hotelito, para lo cual mandó llamar a unos albañiles. Eran dos auténticos especialistas en eso de dejar hechos unos brazos de mar los hoteles ("torres", que dicen en Barcelona).
Tan bien hacían el trabajo y tanto mejoraba de día en día, que Franz Johan se creyó en la obligación de felicitarlos.
-Muy bien. Admirable. Lo hacen extraordinariamente bien.
Y se creyó también obligado a agradecerles de alguna manera su rapidez y su eficiencia, por lo que añadió:
-Ahí van estas entradas para que vayan esta noche a ver nuestro espectáculo. Estoy seguro de que pasarán un buen rato.
Los dos obreros se fueron tan contentos a ver a Los Vieneses, y salieron encantados.
Al día siguiente terminaron su trabajo en el hotelito de Franz Johan, y éste les pidió la factura. ¡Por poco cae al suelo desmayado! No era que hubieran cargado la mano al escribir los números y aquello fuese demasiado caro. Para lo bien y rápidamente que lo terminaron, le parecía hasta barato. Pero su estupefacción se debía a una causa bien distinta: Los dos obreros, después de consignar el gasto de materiales y la mano de obra... ¡Le habían puesto dos horas y media extraordinarias -y con el consiguiente recargo del trabajo nocturno- por el tiempo que ambos invirtieron en asistir a la representación de Los Vieneses a la que habían sido invitados por Franz Johan! Y eso que no había crisis...

Ilustración: Representación de Campanas de Viena en el Teatro Cómico de Barcelona.
Autor: Alcayna.

5 comentarios:

Turulato dijo...

¡Qué recuerdos!. Solo has olvidado a la perrita Marilyn... Pasaba con ellos las tardes de los domingos viendo el programa desde los estudios de Miramar.
En cuanto a los albañiles..; la época. ¿Recuerdas aquellas películas de Tony Leblanc, que cual Patio de Monipodio mostraban como sobrevivir siendo nada en un país que tenía menos?

Kalia dijo...

Divertida anécdota. Viene bien para darnos cuenta de cómo podemos estar confundidos respecto a las intenciones de los demás y de que la diversión no debe de ser mezclada con la obligación, sobre todo en las relaciones entre las gentes. ¿Sería para los albañiles tan trabajoso asistir a la función como trabajar en la remodelación de la casa, o sería que percibían que el tiempo dedicado a acudir al teatro no había sido un tiempo propio, libre, sino un tiempo enajenado?

Anónimo dijo...

Genial ! Tenían que ser catalanes !Mer.

Penélope dijo...

Los hay que no saben estar en el mundo. Algo así como lo de margaritas para los cerdos...

Fernando dijo...

Ja ja :-)

Que salados!!!