jueves, marzo 18, 2010

Porras molestas

Cuentan que el último rey de Portugal Manuel II (1889-1932) tuvo que recibir al embajador de un país hispanoamericano apellidado Porras y Porras. Porra significa en portugués el miembro viril. El monarca luso no pudo por menos que mascullar:
-¡Lo que molesta es la insistencia!

10 comentarios:

Elchiado dijo...

Jajaja; recuerdo que una vez, ha llovido ya, porque tenía 14 años, estuve en Lisboa en un viaje del cole y venía un niño que se apellidaba Porres, y al llamarlo por la calle nos miraban raro, jajaja, al final descubrimos el pastel y casi le gastamos el apellido a nuestro pobre amigo. Me alegra un montón verle de nuevo, un abrazo.

Turulato dijo...

¡Claro!. Es que insistir en un asunto de tamaño tan delicado... (Creo don Oshi que esto se conoce en su oficio como dar pie, ¿no?; así que, gentes, animaros a largar...)

Silvia dijo...

Querido Oshi, yo sabía el significado pero lo archivé en algún recoveco de mi cerebro. Lo recordé al ver la cara que se le quedó a una cliente portuguesa, miembro del Opus para más señas, cuando estando ella en Madrid le dije que la invitaba a comerse una porra y con cara de deleite, añadí que me encantaba empezar el día comiéndome una bien gorda. Me miró como si yo fuera Jezabel y entonces caí en la cuenta.
Yo hablaba de esa especie de churro grueso que nos gusta por estos lares...

Anónimo dijo...

Ja ja ja

Muy bueno, Silvia!

Un besico, cheposín.

;-)

Oye, tú que escribes tan bien, podrías idear un relato muy divertido con una concha argentina y una porra de ésas portuguesas...
A saber qué saldría de ahí!!!

La fatica imaginando...

PD_Has empezado tú,eh?

Anónimo dijo...

Mira que bien ,hoy he aprendido algo nuevo !!Mer.

lola dijo...

Suele suceder, por ejemplo yo no sabía que en ruso "ropa" se le dice al trasero, y pues cada vez que en mi casa mencionábamos algo de la ropa una señora rusa que estaba de visita no aguantaba las ganas de reirse.

Saludos.

Elchiado dijo...

¿Todo bien? Perdone la intromisión... ya sabe que aquí en las Hispanias todos llevamos un algo de chafarderos... en fin, espero que su ausencia sólo se deba a que la vida le otorga momentos de exquisita belleza para disfrutar. Un abrazo.

Mercader dijo...

Lo que me ha gustado es el título del blog. "El Chafardero indomable"; me lleva en volandas a un personaje de tebeo de mi infancia, el Reporter Tribulete. Pero me he quedado parado al ver que el bloguero sólo tiene cincuenta y tantos abriles. ¿pudo conocerlo? ¿se lo contó alguien? ¿fue inspiración divina? ¿encontró el comic en una librería de viejo?

Elchiado dijo...

Le esperaré debajo del almendro, junto a Eloísa. Un abrazo

Elchiado dijo...

Eloísa y yo ya no tenemos más de que chafardear... el almendro se ha echado a dormir... pero no crea: le esperaremos pacientemente hasta que vuelva.
Abrazo