domingo, enero 14, 2007

De aplausos

Un mal cómico que representaba una obra muy dramática, oía cómo el público silbaba una perorata suya cada función. Un buen día el pobre infeliz no aguantó más y, cuando empezaron los silbidos, se adelantó a la batería y dijo:
-Respetable público, si no dejan de silbar y no aplauden, lo repito.
Recibió una gran ovación.

¿Qué es más apetecible, buscar el aplauso o la convicción?

3 comentarios:

Juana Banana dijo...

genial, como todo lo suyo...

lo agrego a mis giraluneros, entonces lovisitare ams deseguido, seria un placer para mi contarlo entre mis links, chuicks!

Eterna dijo...

xD
En realidad era un buen cómico.
Se reía de su propia situación.

Turulato dijo...

Desbordo a Eterna, que sabe mucho de cómicos y de buena gente,..: Era un hombre maduro.